Subscribe:

viernes, 30 de noviembre de 2012

Huellas génicas



El afilador de Francisco de Goya

En el pueblo siempre hubo comentarios que la madre de Lucas zanjaba argumentando que eran sólo habladurías de gente cotilla. Sucede que desde hace años los últimos miércoles de cada mes el pueblo recibe la visita de un afilador. Y Lucas recuerda que de niño, de más niño que ahora con trece, le gustaba imitar con los labios el sonido del chiflo mientras le veía trabajar en la plaza. Y podría ser fruto de la casualidad, pero últimamente cree que no. Como tampoco que su padre se encontrara ausente largas temporadas ni que en casa estuvieran los cuchillos perfectamente afilados ni que las pecas se han hecho cada vez más visibles en todo su cuerpo.

9 comentarios:

Fernando Vicente dijo...

Me gusta mucho el tono en media res de todo el relato, más que quizás la historia en sí.
Hace poco, en facebook, en el muro de Jesús Esnaola, se habló de cuál era el nombre exacto del chiflo. Finalmente, Antonio Serrano Cueto nos descubrió que es «siringa», aunque creo que chiflo es también correcto (como decía aquel, esto son datos que yo suelto y si los puedes usar, pues mejor).

Un saludo

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Comparto el punto de vista de Fernando en su totalidad, David. Es el gran acierto del trazado del micro lo que lo convierte en excelente. Has conseguido dotarlo de una respiración narrativa que te mete de inmediato en la historia y te ayuda a deslizarte hasta el final.

Un abrazo.

Laura dijo...

Curioso micro David. No hay nada por casualidad. Los cuchillos afiladas y las ausencias del padre, invitan a construir la historia en la cabeza del lector. Me gusta el tono narrativo y la secuencia de imágenes remontándonos de atrás hacia delante.

Besos desde mis palabras.

Cybrghost dijo...

No dices nada y sugieres todo. Por otro lado no hay más ciego que el que no quiere ver, y un porcentaje considerable de hijos no son de quien declaran padre.

Susana Camps dijo...

Estupenda ambientación (con chiflo o con siringa) y una elipsis que deja entrar perfectamente al lector. Esas pecas delatoras funcionan mejor que un análisis de ADN.
Abrazos

virgi dijo...

Las cosas suceden por algo. Y el niño lo confirmará pasado el tiempo.
Muy bien traído, sí.
Besos

Juan dijo...

Profesiones perdidas... Buen texto. Paternidad al descubierto. Saludos

David Moreno (No Comments) dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.

Respecto al uso de chiflo o siringa he estado buscando por la red mas no encuentro la diferencia clara que me decante a una u otra opción, si es que una es más correcta que la otra. Admito ayuda.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Miguelángel Flores dijo...

Estoy torpe, David, me pierdo con lo de las pecas. Me gusta lo que imagino, pero me faltan datos para asegurar que es lo tú dices.

Un abrazo.

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.