Subscribe:

viernes, 8 de abril de 2016

De cigüeñas y Pablo

CIGUEÑAS
No hace tanto tiempo que sus nidos ocupaban campanarios, torres y chimeneas. Sobrevolaban los cielos, dejando caer de sus picos, inocentes criaturas envueltas en suaves arrullos. Éstas, al llegar al suelo, se convertían en niños traviesos. Durante los atardeceres sucesivos, ascendían a los tejados, correteaban por los aleros y saludaban a la Luna y a las estrellas. Así era en este pueblo, y en todos. Hasta que un día, esas mismas cigüeñas, al atardecer, recogieron a esos niños que saludaban en los tejados, ya convertidos en abuelos de piel gruesa y arrugada. Y desaparecieron todos. Abuelos. Niños. Y cigüeñas, también.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------


En mi caso, el día 1, una cigüeña depositó suavemente un Pablo en mi camino, todavía no es travieso, todavía es poquita cosa, pero ahí está, soñando con corretear por los aleros...




Un saludo indio
Mitakuye oyasin

5 comentarios:

manoli dijo...

Felicidades, por el relato y por el regalo del arrullo. Qué bonito.

Purificacion Menaya dijo...

Enhorabuena!!! Bonito regalo te ha hecho la cigüeña. Cuídalo mucho y dale un beso grande a la mami también.

Patricia Richmond dijo...

¡Enhorabuena, David!
Un abrazo fuerte para toda la familia.

Juan dijo...

Enhorabuenas, que Pablo traiga felicidad a ese camino. Saludos

Visir dijo...

Pues de momento y para empezar ya te ha traido nueva inspiracion.
Que continue....

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.