Subscribe:

lunes, 24 de octubre de 2016

Cuidar las apariencias

 



Al otro lado de la ventana hace frío, mucho. Un bicho volador ha conseguido entrar antes de que la cierre. Parece exhausto, no se mueve y a mí no sé por qué me entran ganas de rematarlo. Miro a mí alrededor y silbo para disimular el ruido que hace la suela de mi zapato, no vaya a pensar alguien que soy el asesino sin escrúpulos que se esconde en el barrio.

2 comentarios:

Ángel Saiz dijo...

Pobres bichos, qué nos habrán hecho. Si pudieran contar nuestras inclinaciones, ese "no sé por qué", nos daríamos cuenta de que todos tenemos un pequeño asesino dentro.
Buen "despojo", David.

Miguel Ángel Pegarz dijo...

Es un instinto muy primario, muy animal: Defender el territorio.

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.