Subscribe:

miércoles, 13 de marzo de 2013

Cuento estrellado


Imagen tomada de la Red


“Y restos de lágrimas en las mejillas de la princesa quedaron para siempre. Fin”
- Papá ¿por qué nunca me cuentas un cuento de final feliz?
El padre se quedó pensativo sin saber qué responder a la vez que se acordaba de las caricias de su mujer, de su melena azabache ondeando al viento, de sus manos al volante, de su voz dulce gritando como nunca que frenara, de por qué giró a la izquierda y no a la derecha.
- Hija mía mañana prometo que lo haré. O quizá pasado mañana-masculló.  

4 comentarios:

Cybrghost dijo...

Ufff un relato muy duro.

Rosa dijo...

Duele.

Besos desde el aire

Juan dijo...

Uno de los más duros que te he leído. Si era el propósito lo conseguiste. Saludos.

Laura dijo...

Triste historia la de este hombre aferrado a las ausencias, al accidente, y a esa mujer de pelo azabache que llenó su vida y sin la cual, parece perdido.

Espero que lo consiga, pasado mañana, o al siguiente, igual que deseo qcolocar tu nombre en mi reseña. Sí, sí, y después....¡el mío claro!.

Besos y gracias por acordarte de visitarme, ¡me ha hecho mucha ilusión!.

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.