Subscribe:

viernes, 15 de marzo de 2013

Rutinas


Imagen tomada de la Red
Antes de cerrar siempre doy un último repaso. Son sólo cinco minutos. Mientras recojo algún papel del suelo y apago luces observo que todo está en orden. Anoche escuché también los rugidos a mi espalda de los últimos días; hice como si nada y seguí adelante. Me fui sonriendo pensando que mañana me iba a tocar despertarles y devolver al león enamorado a su jaula.

7 comentarios:

Fernando Vicente dijo...

Me vas a tener que dar clases de cómo escribir historias que dejen sonrisas en la boca. A mí solo me sale provocar muecas amargas.

Un saludo

Cybrghost dijo...

Una historia peculiar y tierna.

Lola Sanabria dijo...

Una belleza, David.

Abrazos rugientes.

Miguelángel Flores dijo...

Qué bueno, Indio. Me gusta mucho y también me voy sonriendo, aunque no tenga rugidos a mis espaldas.
Un abrazo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Fantástico, David! Estoy de acuerdo con Fernando. Me marcho con una buena sonrisa pegada al león.

Un abrazo,

Laura dijo...

Me gusta David. La sonrisa también me la llevo...y si das algunas clases de esas que te propone Fernando pues ya sabes...¡¡me apunto!!.

Un beso.

Humberto Dib dijo...

David:
Muy divertido, en pocas palabras has hecho sonreír a todos los que vinimos, bravo.
Por cierto, como no vengo tan seguido como quisiera, volver siempre me produce una sensación maravillosa de reencuentro.
Un abrazo.
HD

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.