Subscribe:

jueves, 24 de julio de 2014

8- “UNGÜENTOS CASI IMPOSIBLES” (Txus Iglesias)

 Imagen tomada de la Red


“Ungüentos casi imposibles”, así se llamaba el chamán de la tribu india, el cual logró manipular mentalmente a los codiciosos 314 aventureros españoles que habían arribado a la región de Quivira, en Texas, hacia 1564. De ese modo, el general conquistador Ginés del Pozo y su despiadada tropa no pudieron ver lo que de verdad había: el pueblo nato de los Anazarok y las cuatro aldeas fabricadas totalmente de oro, que ellos mismos custodiaban, se tornaron invisibles para los, momentáneamente, distorsionados cerebros de aquellos europeos. La estratagema del hechicero evitaría la inminente violación y saqueo de todas las posesiones y terrenos más preciados de su gente ante aquellos extraños asesinos blancos. Para los tergiversados ojos de los ya debilitados invasores peninsulares, solamente existía desierto arenoso por los cuatro costados y cualquier otra cosa era completamente imperceptible para ellos. El truco telepático del nigromante  indígena era de tanta precisión que ni siquiera un residual espejismo se apareció en las cabezas de los expedicionarios hispanos, los cuales se empezaron a marchar abatidos. Los mandos y los soldados del Imperio pensaron la mayoría, según sus coordenadas cristianas, que allí no estaban ni siquiera las ánimas de los nativos. Una vez se alejaron y prosiguieron su viaje de vuelta hacia el Perú, los extranjeros recuperaron la consciencia normal ya fuera del área de influencia de las poderosas órdenes psíquicas del brujo. Toda la  salvada tribu oriunda gritó de júbilo tras el “fantasmal” engaño que les habían infringido.

6 comentarios:

David Moreno (No Comments) dijo...

Gracias Txus por participar. Suerte.

Si alguien quiere hacer un dibujo, ilustración de este microrrelato será bienvenida, si consigo que haya una para cada uno los podría añadir en el archivo pdf preparado con todos los micros presentados.

Un saludo indio
Mitakuye oyasin

Anónimo dijo...

Muchas gracias, David, un saludo-----------Txus. ;-)

Manu dijo...

Un relato muy interesante y original,la mezcla de los descubridores y las artes de los brujos indios.
Espero ver alguna continuación,gracias por este buen micro relato.

Anónimo dijo...

Gracias a ti Manuel, por tu comentario hacia mi relato.
Un saludo---------Txus Iglesias

Anónimo dijo...

Un relato entretenido, que mezcla la conquista de El Dorado en Norteamérica con la brujería y el arte de los chamanes de las tribus indígenas. Te deja un buen sabor con ganas de saber como puede el relato continuar más.
Montse de Barcelona.

Anónimo dijo...

Gracias, Montse, por el comentario que envías desde Barcelona. Efectivamente Quivira o también Cíbola (siete ciudades) eran como un El Dorado en la parte Sur de los actuales E.E.U.U. ( mi relato tiene una de sus bases en todo eso) y era lo que en el siglo XVI buscaban los conquistadores españoles, tal como hicieron en Sudamérica, donde el mito dorado también allí cambiaba de nombre continuamente ( El Candire, El Paititi, etc,etc,etc) y a los pobres indígenas de toda América siempre les pilló en medio esa histórica búsqueda de la europea quimera áurea, ya que ingleses y alemanes también se sumaron con el tiempo a esa carrera desenfrenada ¿Una segunda parte del relato? Bueno, tal vez la escriba, para otra ocasión. ;-) Saludos------Txus Iglesias.

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.