Subscribe:

viernes, 31 de enero de 2014

Ida y vuelta

Imagen tomada de la Red

Persiguiendo una pelota se acerca hasta mí un niño. Antes de que la alcance suelto el periódico que leo y la recojo con las manos. Nos quedamos mirándonos a los ojos. En los suyos, del color de los míos, veo reflejadas las lágrimas que derramé cuando una ola se llevó mar adentro el cubo y el rastrillo con el que hacía castillos de arena. Ahí están también las tortitas de leche que me preparaba la abuela y las canicas con las que solía ganar a mis compañeros de clase. De repente cuando noto que me agarran del brazo me doy la vuelta asustado y corro. Un hombre me persigue con una pelota en las manos y dice que es mía.

7 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Para leer unas cuantas veces, como poco.

Juancho Plaza dijo...

Cuando menos lo esperas sale a flote ese niño que todos llevamos dentro, también los miedos.
Un abrazo de seis segundos.

Purificacion Menaya dijo...

Eso sí que es volver a la infancia.Lo has contado muy bien, David

Rafa Olivares dijo...

Nostálgico a la par que divertido.
Saludos.

Gloria Arcos Lado dijo...

Muy divertido. A muchos nos encantaría volver por unos momentos a esa infancia en la que se disfrutaba eL momento con unos ojos limpios y olvidándose de analizarlo todo, como hacemos los adultos.

CDG dijo...

Todos. Niños. Siempre.
Saludos.

Juan dijo...

Viaje a los recuerdos de la infancia que van y vienen. Micro para leer reposado. Saludos

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.