Subscribe:

jueves, 5 de abril de 2012

2ª Jornada de la Primavera de Microrrelatos Indignados


Primer jueves de abril, 2ª Jornada de la Primavera de Microrrelatos Indignados. Propuesta que nació de Miguel Torija y Rosana Alonso y a la que se van sumando nuevos microrrelatistas. ¿Para qué? Para denunciar el avance de la desigualdad social, las injusticias, los abusos de poder, las humillaciones colectivas, las corrupciones impunes o la desprotección social que en los últimos tiempos estamos padeciendo.

La 1ª Jornada se llevó a cabo el 1 de marzo, entonces contribuí con tres aportaciones. Para leerlas, clic aquí.

Y ya os dejo con mi participación para esta 2ª Jornada.

Recortes
Al llegar del colegio, Mario fue corriendo a lavarse las manos, las tenía sucias de pinturas de colores. Después, acompañado de los rugidos de su estómago, preparó la mesa para comer: los platos más brillantes que nunca, la copa de vino grande para su papá, la servilleta de Spiderman para él y los cubiertos bien colocados para que su mamá no le regañara.
Cuando tuvo todo tintineó la botella de agua con una cuchara para llamar a sus padres.
– ¡Ya! ¡A comer!–
Se acercaron con desgana y el rostro desencajado: – Cariño, hoy comeremos sólo un trozo de pan.

13 comentarios:

ESPERANZA dijo...

Hace solo un par de años, tu relato sería ficción pero ahora bien puede ser el reflejo de algunos hogares (cada vez más).

Un abrazo,

Rosa dijo...

Joooo que tristeza...Y saber que es real en muchas casas me parte el corazón.

Besos desde el aire

Cabopá dijo...

Es una situación a la que muchas personas por desgracia, están llegando y qué poco hacemos por remediarlo...

Me ha gustado tu indignación. Yo he dejado hablar a las "Pancartas"

Besicos

CDG dijo...

Estamos llegando a realidades que chocan contra nuestros ojos como si fueran irreales; pero son tan reales como una enfermedad.
Un saludo.

Miguelángel Flores dijo...

Puñetazo directo a la boca del estómago. Pobres críos, no saben aún el futuro que les estamos dejando...

Un abrazo, David.

PD. Qué bien que me hayas comentado, pues tu aviso, y lo he arreglado varias veces, se me queda siempre abajo y no lo veo. Y cuando me acuerdo, voy a buscarlo. Seguiré inténtandolo.

Lola Sanabria dijo...

Por favor, qué cosa más triste. Esto hay que cambiarlo.

Abrazos indignados.

Ximens dijo...

Siempre encontrarás alguien que diga que exageras. Mándale leer a Delibes, a Matute.

Nicolás Jarque dijo...

David, impresionante escena la que presentas. Tanto que duele. Me imagino la cara de los padres y el sentimiento de impotencia por no poder llevar a la mesa más que un trozo de pan. Espero que las situaciones que se viven por ahí no se asemejen a esta escena, sería muy triste.

Nos toca luchar.

Abrazos.

Mar Horno dijo...

Ya hay familias que están en ese extremo y que pueden comer gracias a los comedores sociales y organizaciones solidarias. La realidad siempre supera la ficción. Un abrazo.

Juan dijo...

Buena iniciativa. Triste escena la que se creía lejana en ciertas zonas del mundo. Saludos

Elysa dijo...

¡Menudo golpe! Pero no es ficción, está pasando, aquí mismo, en nuestras calles, en el edificio en el que vivimos. Lo has costado con las palabras justas.

Besitos

Miguel Torija dijo...

Gracias por participar.

Tu relato nos va llevando suavemente hasta el bajonazo que nos espera al final.

Nos vemos en la alambrada el 3 de mayo.

joseluis dijo...

David: Me has hecho sentir como si la desertificación de África ya estuviera en nosotros. Y no me refiero al desierto.

Felicidades por esta excelncia :-)

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.