Subscribe:

miércoles, 11 de abril de 2012

Contratiempo


Con nuestro mecánico de confianza nunca habíamos tenido ningún problema. Antes de viajar, una pertinente revisión en su taller nos garantizaba la puesta a punto de la máquina.
Hoy hemos iniciado a pesar de la crisis las ansiadas vacaciones de Semana Santa; unos días nos irán bien. Llevamos doscientos kilómetros cuando escucho un traqueteo venido de mi derecha. Mi mujer libera unos vocablos ininteligibles mientras empiezo a oler a quemado. La miro de reojo y de repente, entre el humo, salen disparados varios tornillos de su cabeza. En cuestión de segundos, un amasijo de piezas ocupa su asiento. Y las instrucciones… ¡olvidadas en casa!

16 comentarios:

Xesc dijo...

Dios,

¿pero tienen instrucciones? Jajaja

Bueno, igual sirve al revés también.

Abrazos desconsolados

Mar Horno dijo...

Buenísimo, lo que parecía una situación cotidiana que nos ha pasado a todos, deriva en ciencia ficción del más puro estilo Asimov. Lo de las instrucciones no tiene precio, siempre pasa, cuando hacen falta, nunca las llevas encima. Un abrazo.

Nicolás Jarque dijo...

David, ¡Menudo contratiempo! Me has trasladado a Inteligencia Artificial y a esos robots humanizados que se descomponían. Al menos después del estropicio se solucionaría todo, ¿no?

Buen ejercicio.

Un fuerte abrazo.

Juan dijo...

Los vocablos ininteligibles de tu mujer me suenan, a mí también me suele pasar, jaja saludos

Belén dijo...

Pues mira... me alegro, eso te pasa por no ponerlo todo en condiciones... haberla llevado al mecánico!!

:)

Besicos

Lola Sanabria dijo...

Divertido, sorprendente, muy bueno.

Triple de abrazos.

Rosa dijo...

Uinssss qué despiste!!! ¿O no?...

Me ha gustado jejejej

Besos desde el aire

Sandra Montelpare dijo...

Lo importante, como en todo producto, es tener un buen servicio de post venta... Genial micro, Indio!! Saludos van

Cybrghost dijo...

Siempre nos olvidamos algo.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Muy divertido, David. Me parece brillante el extrañamiento con que consigues la sopresa final que encaja todas las piezas.

Mis aplausos.

Un abrazo,

Humberto Dib dijo...

Muy buen guiño, David, la palabra "máquina" es clave, no dice, pero comienza a decir. Al final llega la sorpresa.
Muy bueno.
Un abrazo.
HD

Miguelángel Flores dijo...

Jajaja, qué bueno, David. Es una escena genial. Me has gustado cómo llegas al final pensando en el coche. Una sorpresa muy bien llevada, sí señor.

Un abrazo.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Las instrucciones siempre hay que llevarlas en la cabeza...

Saludos y un abrazo.

AGUS dijo...

No me lo esperaba, el desarrollo es tan bueno que me has pillado de lleno. Enhorabuena, y además el micro toca las relaciones hombre y mujer a lo Woody Allen.

Abrazos.

Elysa dijo...

Jajaja, no me lo esperaba, sorprendente el final. Muy bueno.

Besitos

Anónimo dijo...

Supongo que eres mi niño y yo tu madre. Si es así, enhorabuena, en pocas palabras nos has definido perfectamente, creo que a veces, para entendernos, deberíamos llegar a este mundo con un Manual de Instrucciones.

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.