Subscribe:

lunes, 30 de septiembre de 2013

Dos últimos sobre inmortalidad



Caminos a la inmortalidad
Lucas había probado todas las maneras: ponerse en medio de una tormenta y atraer un rayo; rodearse de vampiros para que le chuparan la sangre; inyectarse pócimas de brujería medieval; someterse a las técnicas más avanzadas de terapia génica existentes. Pero lo único que conseguía era morir una y otra vez. Por eso, esta noche se ha encerrado en su despacho. Y no saldrá hasta escribir la obra maestra que le perpetúe a través de los siglos.


PERSEVERANCIA
Hace un frío extraño esta noche. Y por las ventanas penetra una oscuridad inquietante. Sentado en el sillón del salón intento completar un crucigrama y así distraerme.
De repente, me sobresalto al escuchar el timbre de casa: no espero a nadie. Nunca espero a nadie. Ni recuerdo la última vez que tuve una visita.
Al abrir la puerta, una mujer de negro y ojos azules, me dice que ha venido a buscarme. ¿A mí? Dice que me ha llegado la hora. Yo insisto, a pesar de su espectacular belleza, en que no la conozco, que se está equivocando, que nadie me visita nunca. Ella reitera que ha venido a buscarme.
No entiendo nada, pero al final, la invito a que pase y me lo explique. Le ofrezco un café pero lo rechaza. Insiste en que su único objetivo es llevarme a su mundo.
Viendo que es tan cabezota y que no tengo mejor plan, le digo que aceptaré su proposición cuando sea capaz de ganarme una partida de ajedrez.
Acabamos de empezar la partida vigésimo tercera. Y todavía, con su refulgente segadera a la espalda, no se da por vencida.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Estos son los otros dos microrrelatos publicados en el nº 129 de la revista minatura.
Para descargarla clic aquí.

4 comentarios:

Lola Sanabria dijo...

¡Qué cansina, la muerte!

Lola Sanabria dijo...

Y los besos muy vivitos.

Pedro dijo...

Muy buenos, David, ambos.

¡Enhorabuena por la publicación!

Un abrazo,

Miguelángel Pegarz dijo...

Me gusta más el segundo.

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.