Subscribe:

domingo, 9 de junio de 2013

Habitación 231



Princesacabizbaja no mira a los ojos cuando le hablan, pareciera timidez pero no lo es. Tampoco mala educación. Aprendió a observar los zapatos de la gente como reflejo defensivo que le ayudara a evitar los rostros de la cruda realidad.
Princesacabizbaja recuerda que los ha visto de mil tipos, de cordones, con velcro, de tela, de charol, con punta fina y redondeada, de marca y sin ella, deportivos, para los domingos, con olor y sin él, de tamaño discreto y enormes, incluso de tacón fino. Los suyos están desteñidos y con la suela raída.
Hoy mientras su madre abre la puerta para salir de la habitación sin mirar atrás escucha las pisadas cada vez más intensas de unas botas de piel acompasadas con unos cascabelillos que las hace perfectamente reconocibles. Princesacabizbaja tiembla, cierra los ojos y piensa que ojalá sea la última vez que su madre la encierra con desconocidos.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Este micro participó en el III certamen de relato corto... para mesilla de noche en el mes de mayo bajo el tema las princesas. Para leerlo in situ clic aquí

5 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

David, un cuento sin princesas, al que me atrevería a denominar, con tu permiso, de antiprincesas.

Conmueve y te golpea ese final que redondea el microrrelato.

Abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Buena vuelta de tuerca final, indio. Madres madrastras que mandan a sus hijas al matadero.

Abrazos con la barbilla alta.

Miguelángel Pegarz dijo...

Un cuento muy fuerte, golpea duro.

Nel Morán dijo...

Amigo David, este es el final de los cuentos tal com o se entendían. Con esa desmitificación lenta pero sin parar y ese final propio de un monarca logras cautivar.

Saludos

Juan dijo...

Cuento duro, pero a veces la vida es así. Buen cambio de dirección al tema propuesto de princesas. Saludos

Publicar un comentario

Si tienes algo que decir, algo que opinar, algo que aportar, si te ha gustado, si te ha parecido aburrido, si tienes alguna queja, en definitiva si te ha sugerido algo, sólo tienes que comentar.
Si lo haces te doy las gracias, si prefieres callártelo, también te las doy.

Licencia Creative Commons
microSeñales de Humo por David Moreno se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.